El cohete Rocket SpaceX aterriza de pie

Antes de las Navidades ha habido varios acontecimientos innovadores relacionados con la industria aeroespacial que podría llevar a que este sector se pueda ahorrar grandes cantidades de dinero en el futuro e incluso que se coloquen los pilares para vuelos espaciales. Las noticias vienen de la empresa americana SpaceX que aterrizó con éxito un cohete sin tripulación de manera vertical, después de lanzar al espacio 11 satélites en la órbita de la Tierra.

El cohete, llamado Falcon-9 (inspirado en el Halcón Milenario de Han Solo) fue lanzado a las 1:29 GMT y volvió a la Tierra a solo 10km de su lugar de lanzamiento en Cabo Cañaveral, 36 minutos más tarde, perfectamente en posición vertical, gracias a sus impulsores de estabilización. Esta hazaña ya la había conseguido anteriormente el cohete Blue Origin, hacía un mes en Tejas. De todas formas, el Falcon-9 viajó al doble de altura (¡hasta los 200 km en el espacio!), convirtiéndose en la primera toma de contacto para un cohete de estas características.

El cohete tiene 23 pisos de alto y su fabricación costó la increíble cifra de 60 millones de dólares. La mayor parte de este gasto provienen de los materiales del cohete, siendo solo 200,000 dólares del gas combustible (que sobre todo es Nitrógeno y Oxígeno). Los cohetes normalmente se separan en piezas cuando entran en la atmósfera y se estrellan contra el mar, destruyéndose muchos de los componentes o dejándolos inservibles.

La habilidad de poder aterrizar un cohete de este tamaño en tierra supone un ahorro de dinero muy importante, ya que podrá ser lanzado de nuevo, disminuyendo sustancialmente los gastos operacionales de la misión espacial. Para la industria espacial, este suceso es ‘muy excitante’. Falcon-9 no será lanzado por ahora pero SpaceX ha revelado que quiere volver a intentar esta hazaña con otro cohete en el 20016.

¿Porqué este suceso es tan emocionante? Además del inmenso ahorro en los costes de las misiones espaciales, la habilidad de poder aterrizar un cohete orbitacional se ha convertido en un punto de referencia para futuros viajes comerciales al espacio. Al utilizar esta tecnología, los pasajeros podrán ser enviados al espacio y volver a la Tierra sanos y salvos, ¡igual que en Star Wars! Este suceso es un signo revelador de que muy pronto se podremos explorar galaxias lejanas.

Para más información, por favor visita (en inglés) Space.com y BBC NEWS.

Crédito de la imagen: SpaceX




Share
This